JAQUE MATE AL SISTEMA FINANCIERO Y SOCIAL POR PARTE DE CHINA

Siempre se ha temido repetir los errores del siglo XX y los conflictos bélicos que tanto daño hicieron. Siempre se ha temido una guerra bacteriológica o nuclear. Siempre se ha temido el poder del pueblo. Siempre se ha pensado que los poderes financieros y económicos establecidos no podían ser desbancados.

Dado que las personas tienen memoria a corto plazo, sólo recordemos que a nivel social, hace un mes y medio, existía un incremento mundial de revueltas por todo el mundo. El núcleo principal, Hong Kong. Aunque no existía continente que se salvara de ese contagio de malestar social generalizado.

Si recordamos el sector económico, el fenómeno del Clima, estaba generando un empuje al cambio mundial en el concepto productivo que afectaba principalmente a países como Estados Unidos y China que abogaban por minimizar dicho fenómeno. China, el mayor productor de todo, tenía un volumen de crecimiento y presencia de empresas extranjeras que estaba afectando al control del gobierno chino de su propia economía.

Si nos centramos en el sector financiero, éste nos reportaba desde hacía tiempo la llegada de una crisis de dimensiones inimaginables que la gente no llegaba a entender. El petróleo se abocaba a pasar a ser otro producto más y no El Producto. El dólar cada vez más debilitado preocupaba a todos los países, y en especial a los mayores tenedores de dólares, China, Iran, … .

Hoy, tras una pandemia, inicialmente simulada en varios foros económicos y políticos, difundida hasta en series animadas, iniciada en China y contagiada al resto del mundo, nadie se acuerda de las revueltas sociales, no ha habido que disparar ni un solo tiro para hacerlas callar, los conflictos armados se han estancado, paralizado o acordado su paz, como los Estados Unidos con los Talibanes, a pocas horas de decretar la pandemia.

La crisis financiera arrancó, teóricamente motivada por el primer estornudo del paciente cero, y todas las circunstancias pan-nacionales han quedado ocultadas por ese simple estornudo. Además, se aprovecharon la rumorología, y en el momento de mayor caída de las bolsas, el gobierno chino recuperó más del 35% del control de las empresas internacionales presentes en su país, al tiempo que se hacía un hueco importante en la economía americana inyectando recursos financieros que el gobierno precisaba a cambio de hacerse con el control de empresas, tecnología y patentes. Como se dice, vulgarmente, dos pájaros de un tiro, la economía y las finanzas trabajando juntas para reajustar el sistema.

Las caídas de las bolsas del resto del mundo en los sucesivos días se reajustarán con la inyección de fondos en el sistema financiero motivados por la compra masiva de los mismos que se están haciendo con el sistema financiero mundial. El endeudamiento de los países europeos, fruto de una política social más proteccionista, terminará de poner la deuda de los mismos en terceras manos.

Si quedaba alguna duda de quienes serían en el futuro los que liderarían el mundo, esta pandemia alcanzó al gobierno ruso sin la capacidad de posicionamiento estratégico en toda la operación financiera, y demostró finalmente, que la utopía de una Europa Unida, era simplemente eso, una utopía.

Cuando la cuarentena finalice, cuando la sociedad salga de sus casas, cuando los motores económicos vuelvan a rugir, nos daremos cuenta que el mundo ya no es el mismo, que las democracias han perdido parte de sus libertades, que la economía está en manos de otros, que los gobiernos europeos se enfrentarán a la realidad de una desunión económica, que países como Italia o España se enfrentarán a un fenómeno social antieuropeo motivado por la falta de colaboración de la Unión que iniciará el futuro desmembramiento de una Unión que nunca existió.

China y Estados Unidos han demostrado que las nuevas guerras mundiales se juegan con los agentes bacteriológicos, pero no en un campo de batalla, sino en el mejor tablero de ajedrez, y nunca compitiendo entre ellos sino jugando contra el resto, sin que estos tengan ni idea de que están dentro del juego. Como ocurrió en la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos ha conseguido que el mundo no mirara al origen de la partida, sino a los peones a sacrificar, Europa, y curiosamente, nadie se ha dado cuenta y se han sacrificado como peones. Sólo el Reino Unido, ha sido capaz de evaluar su posición de alfil de la partida y evitar entrar al suicidio financiero, si bien, el económico dudo que haya conseguido evitarlo.