El modelo financiero obsoleto de las empresas

Cuando sucedió la crisis financiera en nuestro siglo, todo el mundo señaló como culpables a las entidades financieras, pero nadie evaluó sus propias responsabilidades, y peor aún, su realidad de obsolescencia de ciertos departamentos corporativos.

Si nos centramos en el modelo empresarial de lo que es en el organigrama el departamento financiero de la mayoría de las empresas, identificaremos que dichos departamentos no dejan de ser un pobre modelo de servicios contables, y en el mejor o peor de los casos, un modelo de supervisión de costes de la compañía si el área de control de gestión recayó, erróneamente, en dicho departamento financiero.

La política del endeudamiento, mal llamada «apalancamiento» por parte de las empresas para desarrollar su crecimiento, fue uno de los detonantes de las crisis empresariales que se generaron en el momento de la crisis financiera.

Hay que destacar, que una crisis financiera nunca debería afectar en la misma medida a una crisis económica, dado que son elementos que se gestionan en paralelo y que, si bien, tienen convergencias, éstas no son claves para arrastrarse al mismo precipicio. La causa de que se arrastraran está en la propia dependencia que los departamentos contables, más que financieros, tenían de las estructuras financieras que entraron en crisis.

Aquellos que tenían menor dependencia se salvaron. Es ahora que muchos se repiten que hay que mantener una capacidad de tesorería suficiente a fin de afrontar nuevas crisis futuras. Pero esta misma sentencia nos lleva al mismo punto del que la otra filosofía intentaba salir, la de ralentizar tu crecimiento debido a la necesidad de poder generar ese «salvavidas» que mantenga a las empresas ajenas a las crisis financieras.

Todas estas soluciones, o falta de soluciones radican en una realidad más dura para las empresas, y es que sus departamentos financieros, o mejor llamados departamentos contables, no están preparados para un modelo empresarial del siglo XXI. Esos departamentos fueron diseñados hace un siglo, y no han sufrido apenas alteraciones.

Los modelos de financiación de las empresas, de sus proyectos, …, se tienen que desarrollar bajo una nueva visión de las oportunidades que los sistemas financieros nos están dando, y que curiosamente, entornos como el comercio del Petróleo, aprendió hace tiempo a desarrollar o beneficiarse de los mismos. Estos modelos exigen de las empresas la incorporación directa o indirecta de un nuevo tipo de experto ajeno a los sistemas contables y de tesorería que centre su visión en los mercados financieros internacionales y las oportunidades, en función de la idiosincrasia de la empresa, éste pueda aprovechar.

Los fondos empresariales tienen y pueden servir para el crecimiento de las empresas, y sin que ello suponga arriesgar dichos fondos. Los productos para llevar a cabo toda esta nueva política en las empresas existe, faltan sólo los expertos en las empresas, o para las empresas, que sean capaces de ponerlos a disposición de las mismas.

PLANET CLUSTER lleva tiempo trabajando este tipo de productos, y evaluando como se desarrollan, evitando siempre la generación de riesgos sobre capitales y garantizando un mínimo de rendimientos a dichos capitales empresariales, que sirvan para llevar a cabo los crecimientos o compromisos de inversión de las empresas y gobiernos.